EL TRASTORNO POR DEFICIT DE ATENCION

El Trastorno por Déficit de la Atención denominado TDA, es un trastorno incluido dentro de los Trastornos del Comportamiento Perturbador e Hiperactividad, que puede presentarse en los niños desde los primeros años de vida y puede durar incluso hasta la adultez. Se caracteriza por una dificultad o incapacidad para mantener o focalizar la atención voluntaria frente a determinadas actividades que requieren fundamentalmente un esfuerzo mental sostenido y que se presenta en todos los contextos del sujeto. Ello afecta tanto las relaciones interacciónales mas inmediatas como así también relaciones sociales en general, que se ven afectadas por el hecho de que resulta extremadamente complejo para el sujeto adaptarse a las reglas o normas habituales de comportamiento.

Las dificultades atencionales se dan frecuentemente debido a la irrupción en el individuo de estímulos que en la mayoría de las personas se consideran irrelevantes, pero que en las personas afectadas por el TDA generan una sensible distractivilidad que los lleva a una falta de control adecuado de la concentración y, por ende, de las acciones concretas en el quehacer diario.

Sin embargo, en muchos casos de padres que consultan por sus niños, que llegan con algún tipo de información, evaluación u observaciones previas que los sitúan en la probabilidad de un trastorno de este tipo, al recabar una información mas específica, comentan aspectos muy particulares, a saber:

· El niño es muy distraído en la escuela, tiene dificultades para sostener la Atención en las tareas y para seguir las órdenes que les da su maestra.

· A veces parece no escuchar las cosas que se le dicen, olvida sus cosas o las pierde.

  • Casi nunca logra terminar las cosas que empieza
  • Es muy desorganizado, pierde u olvida las cosas

A estos detalles suelen agregarse algunos aspectos que suelen pasar desapercibidos en algunos casos, como el hecho de que el niño pasa largo tiempo en el televisor, un video-juego o la computadora, que generalmente es la única actividad en la que puede “distraerse” un poco. Sin embargo, este hecho revela una capacidad de atención que en apariencias, no tiene, lo que nos lleva a determinar que esa capacidad esta, pero solo la utiliza en actividades de su exclusivo interés. Esto marca un hecho importante dado que en este tipo de casos, la Atención es Selectiva y es un indicador de que en los problemas de atención, el niño maneja aspectos que son específicamente emocionales y que pueden ser corregidos mediante adecuados procedimientos que se pueden realizar tanto en la familia, la escuela y en el contexto social.

La Atención Selectiva no implica un Diagnóstico, ya que, seguramente, el mismo estará del lado del TDA, pero es indicador de capacidades que el niño utiliza selectivamente acorde a las posibilidades que le brinda su entorno dada los bajos niveles de exigencia que actúan en su favor, lo que genera progresivamente dos aspectos importantes para una adaptación adecuada al medio:

· Falta progresiva de Control de los impulsos.

· Bajo nivel de tolerancia a la frustración

Hiperactividad

Es muy frecuente que el Déficit de Atención pueda estar asociado con la Hiperactividad, lo cual debe ser evaluado diferencialmente detallando las manifestaciones de cada uno de sus comportamientos en comparación con los criterios diagnósticos que se utilizan habitualmente ( DSM IV).

CARACTERISTICAS

El TDA no es selectivo, no conoce limitaciones, se manifiesta en todos los niveles sociales, culturales, económicos y raciales.

Generalmente no suele presentarse el problema de forma aislada, es decir, sin otros síntomas que lo acompañen, en una u otra instancia el TDA esta asociado a otros síntomas según el caso:

· En los casos mas leves, es aparente que el síntoma principal es la dificultad de Atención, sin embargo y aunque no hay manifestaciones evidentes de Hiperactividad, suele encontrarse eventuales períodos de Ansiedad que no necesariamente se manifiestan a nivel motor, presentando el individuo una preocupación no específica, no por algo concreto o también con decaimiento del estado de ánimo, sensación de vacío, angustia, estrés o depresión.

· En otros casos, esta acompañada de Hiperactividad, lo que hace que el individuo no pueda permanecer sentado en una actividad por períodos adecuados a la misma, cambia de una actividad a otra sin terminar ninguna, no puede integrarse en los juegos por no poder responder a las reglas del mismo, interrumpe a otros sin poder esperar su turno debido a la baja tolerancia a la frustración que suele manifestarse en estos casos. Es común que en el TDAH ( trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad) se manifiesten Conductas Desafiantes, en los niños fundamentalmente, caracterizadas por berrinches, pataletas, enojos irruptivos, impulsividad y puede aparecer agresión.

· En los casos más complejos, se manifiesta el TDAH junto con Impulsividad, lo que marca que las conductas están menos adaptadas y mas propensas a la desorganización y al descontrol de la conducta y adaptación.

 

CAUSAS

Es amplia la gama de investigaciones que intentan dar cuenta del origen del trastorno, pero no queda claro aún la existencia de un aspecto concreto, excepto en el caso de las alteraciones de tipo neurometabólicas cuyo desarrollo lo realizaremos en el apartado de los “trastornos neurometabólicos”

Se habla de aspectos genéticos, hereditarios, predisposiciones, pero no queda claro el elemento causal que en la mayoría de los casos se postula. Los estudios neurológicos mas complejos que se realizan, no suelen arrojar datos significativos que den cuenta de una lesión, por mínima que sea, del tejido cerebral, solo a nivel de los Electroencefalogramas (EEG) se puede ver una anormalidad en la dinámica de las descargas cerebrales que generalmente se presenta en la región frontal del cerebro, afectando lo procesos que nos permiten organizar, seleccionar, planificar nuestros pensamientos, estas funciones cumplen la finalidad de ejecución y son conocidas como funciones ejecutivas y son características del TDAH y de los Trastornos Generalizados del Desarrollo, entre los cuales se encuentra el Trastorno Autista.

Las Lecturas habituales de estas características que presentan los EEG se basan en tres suposiciones centrales:

INMADUREZ CEREBRAL

IRRITACIÓN CORTICAL

ENCEFALOPATÍAS ANÓXICAS

Estas Suposiciones clínicas están basadas en un viejo Concepto ya no utilizado en términos diagnósticos pero prevalentes aún en la clínica neurológica: La Disfunción Cerebral Mínima, hoy en día conocida como TDAH.

El cerebro recibe la información que vamos a transformar en pensamientos, en forma de Impulsos Eléctricos que son recogidos por el Sistema Sensoperceptivo: El oído – El tacto – La vista – el Olfato – El Gusto.

Esos impulsos viajan por el sistema neuronal con una intensidad y una frecuencia determinada.. Las Alteraciones que aparecen en los EEG son cambios, alteraciones en las características de los Impulsos Eléctricos, lo que seria equivalente a un Corto – circuito que se manifiesta en la parte frontal del cerebro como ya hemos mencionado.

La Inmadurez cerebral implicaría entonces que el cerebro no ha logrado el desarrollo esperado o que los circuitos neuronales (sinápticos)

En el proceso llamado SINAPSIS, donde el sistema neuronal “conduce” la información desde los sentidos hasta el cerebro vía sistema neuronal, el pasaje de neurona a neurona de dicha información (que circula como impulso eléctrico y químico) se realiza mediante neurotransmisores y sus respectivos receptores: El déficit energético ocasiona una disminución en la síntesis de los neurotransmisores y sus receptores

La Irritación Cortical es otro supuesto basado en la lectura de los estudios clínicos, que daría cuenta de una zona de la corteza cerebral la cual estaría irritada y que ante la inducción de aspectos emocionales (cada estado emocional tiene un correlato químico que se expresa en la predominancia de cierto tipo de neurotransmisores) produciría descargas irregulares que propiciarían la aparición de conducta impulsivas, agresivas… La irritación cortical no aparece representada entonces en los estudios de laboratorio sino que es una lectura que correlaciona ciertos resultados analíticos con las manifestaciones conductuales específicas.

Las encefalopatías anóxicas suponen la existencia de un minúsculo grupo de neuronas muertas en el cerebro, por la falta de oxigeno que debe ser provista vía sangre. Lo cierto es que esta encefalopatía tampoco aparece representada en los estudios de laboratorio, sino que corresponde a la lectura de una alteración de las descargas cerebrales, cuyo origen es desconocido, y que es relacionada a la sintomatología que presenta el paciente.

A mi entender, no hay mucha diferencia entre estos conceptos y la Disfunción Cerebral Mínima (DCM), razón por la cual, la concepción que aparece en el Manual CIE 10 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que refiere al TDAH del Manual de la Asociación de Psiquiatría Americana (ambas con el mismo código) la designa como Trastorno Hipercinético (código F90.0). En otras palabras, la OMS a través del CIE 10 no acepta el concepto de Trastorno por Déficit de Atención por considerar que implicaría la existencia, en algunos casos, de aspectos psicológicos inexistentes y que llevaría a incluir a niños con otras características.

¿Cual es el origen de este problema?

Se le atribuye el origen a múltiples causas que no han sido comprobadas en la actualidad. Abordaremos una respuesta específica cuando desarrollemos los Trastornos de tipo Neurometabòlicos y que corresponde a una nueva línea de investigación médica, bastante resistida en la mayoría de los países y mas aun, en nuestra Argentina, pero que nos da herramientas mas efectivas para un tratamiento no solo de los síntomas, sino tambien de sus causas.